Shadow Hand

Sangre y Bugbears

Pasaron dos días, en los cuales los aventureros hicieron una parada en Korranberg, en Zilargo. En el tercer día se su viaje, la tranquilidad fue interrumpida.

Justo en la noche al haber entrado a la Bahía Kraken en Darguun, el barco fue abordado por esqueletos; pero la Shadow Hand, sin pensarlo dos veces salió a su encuentro defendiendo al barco y los pasajeros. Ayudados por la capitana y algunos miembros de la tripulación lograron, con espadas y hechizos, destruir a los viles no muertos. La capitana ordenó una revisión completa del barco y que los vigías buscaran cualquier señal sobre quién había envíado a los esqueletos sobre la nave, pero, los resultados de ambas órdenes fue negativa.

Al amanecer, el barco atracó en Rhukaan Draal, capital del reino goblinoide de Darguun. La capitana agradeció la ayuda prestada y le entregó a cada uno de los aventureros una pequeña recompensa monetaria; antes de despedirse, la mitad elfa les advirtió que mantuvieran un ojo siempre en sus bolsillos, pues esa tierra era propensa a la violencia.

La Shadow Hand prosiguió entonces a encontrar al llamado Talin, quien los llevaría hasta el pueblo de Rose Quarry… pero la tarea no resultó tan sencilla como los aventureros lo habían pensado.

Dado el ambiente que imperaba en el Mercado de Sangre, el impulsivo Arjhan consideró que lo más directo sería obtener la información por la fuerza; fue así que intimidó aun pequeño goblin vendedor de agua para que le dijera dónde estaba Talin. El asustado ser les dijo que Talin se encontraba regularmente cerca del límite este del mercado. Sonriendo ante su victoria, Arjhan dejó ir al goblin y junto con los demás, partieron hacía aquella dirección. Pasaron una mezcla bizarra de estructuras derruidas de pieda unidas con toldos de lona. Al llegar al lugar señalado, el cauto Blëmmandir sugirió pagar por el resto de la información y secundado por Zigfrik, dieron dinero a un humano para que, de nuevo, les dijera con más precisión la ubicación de Talin. El humano tomó el oro y describió una estructura al norte del mercado.

La Shadow Hand proto descubrió que esa información había sido falsa, pues el lugar que había descrito el humano eran en realidad las cloacas del mercado. Arjhan, impaciente, decidió intentarlo una vez más ofreciendo oro, pero de nuevo fueron estafados. Finalmente, Blëmmandir, usando sus dotes con las palabras, encontró las direcciones adecuadas hacia una taverna en el centro de la ciudad llamada El Puño Cerrado.

Lo que encontraron al llegar fue literalmente el nombre de la taverna: sobre la puerta colgaba un anuncio sobre el cual estaba clavada la mano muerta de un ogro. Dentro preguntaron al tabernero por Talin, el cual se encontraba sentado en la mesa más apartada de la entrada.

La Shadow Hand se aproximó al misterioso hombre, quien los miró fijamente, esperando a que los aventureros dijeran qué querían. Después de explicarle que requerían de sus servicios, Talin ofreció llevarlos por sesenta piezas de oro por cada uno. La Shadow Hand aceptó e inmediatamente Talin los apuró para salir de la taberna y emprender el viaje. Pero tendrían un pequeño contratiempo.

Al salir de la taberna, dos figuras corpulentas cortaron el paso a los aventureros. Eran bugbears, quienes exigían que Talin pagara ciertas cuentas pendientes.Cuando parecía que los problemas en el Mercado de Sangre no podían empeorar, un tercer bugbear salió, seguido del pequeño goblin al cual Arjhan había intimidado y, señalando a los aventureros, pidió que el bugbear cobrara venganza.

Los goblinoides cargaron contra el grupo, pero la Shadow Hand fue más que un reto para los atacantes, quienes después de intercambiar unos golpes con los aventureros, fueron derrotados.

Una vez acabada la pelea, Talin los condujo hacia un gran montículo de pieda y, descubriendo una Marca de Pasaje, hizo que surgiera de la piedra un carro elemental. El grupo subió de inmediato y partieron hacia Rose Quarry, lugar que guardaba la ubicación secreta del misterioso taller Cannith.

Comments

Dominus-

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.