Shadow Hand

Un llamado de ayuda

Después de la victoria sobre Kalarel, nuestos héroes viajaron hacia Sharn, con la esperanza de encontrar las oportunidades para probar su valentía y forjarse un nombre entre la historia de grandes aventureros en Khorvaire. Después de ser recibidos por la mágífica vista de la Ciudad de las Torres, decidieron instalarse en Clifftop, lugar conocido por las ofertas de trabajo para jóvenes ávidos de emociones.

Una noche lluviosa recibieron el aviso que debían ir a estación de mensajes Sivis, pues había un mensaje urgente para ellos. De inmediato partieron, pero al llegar a lugar, pudieron ver que la puerta de la estación estaba rota. Arjhan, Zigfrik y Blemmandir ingresaron al lugar, mientras que Sariel y Valdik llamaron a los Vigias. Dentro, los aventureros encontraron al gnomo encargado, sobre una pila de pergaminos inconciente. Luego de ayudarlo, pudieron conocer que una figura encapuchada había preguntado por mensajes recibidos para nuestros héroes; además, conocieron el nombre de quien mandó el mensaje: Elara.

Después de dejar que los Vigias se encargaran de la situación y evaluando la situación, los aventureros fueron interceptados por un extraño mensajero: una lechuza gigante. El ave entregó una carta, en la cual pedía desesperadamente su ayuda pues los “mismos enemigos que enfrentaron en Karrnath” estaban tras de ella y de los avetureros.

El grupo se dirigió al lugar acordado por Lady E, una taverna pequeña en el sector de los constructores. Al abrir la puerta, pudieron ver que nadie se encontraba en el lugar, salvo en la mesa más apartada. Ahí, se encontraba una figura encapuchada, que, al verles abrir la puerta, levantó la mano, claramente con la intención de lanzar un hechizo, pero que detuvo el moviento al reconocerles. En cuanto se acercaron a ella, decubrió su rostro, revelando una cara de finas facciones, cabello largo y negro, atado por detrás y una piel clara. Los ojos azules de Elara d’Cannith estaban llenos de miedo.

Sin dejar que los aventureros dijeran alguna palabra, les entregó una mochila, la cual explicó contenía oro y todo lo necesario, pero debían salir de inmediato de la ciudad. Antes de que pudieran cuestionar algo, la puerta de la taverna fue destruida y cuatro figuras saltaron: kobolds, seguidos de una figura alta y amenazante, quien, sin previo aviso lanzó una flecha sobre Elara, hiriéndola en el brazo.

El extraño descubrió su rostro: un warforged. Sin pensarlo dos veces ZIgfrik y Sariel cargaron sobre los atacantes, mientras que Valdik lanzó su poderosa magia de hielo, inmovilizando al warforged. Blemmandir por su parte, volteó la mesa, tratando de crear una cubierta para Elara. Pero la joven Cannith no sería la dama en peligro. Después de tomar una posión para curar sus heridas, salió del escondite e, invocando el poder arcano, lanzo una rafaga de hielo, matando instantaneamente a uno de los kobolds. Arjhan, junto con Zigfrik se encargaron de despachar al warfored, mientras que los demás se encargaron de los ágiles kobolds. Finalmente, lograron vencerlos, pero, una vez más, Elara los urgió a abandonar Sharn y sin mirar atrás, desapareció en la noche lluviosa.

La Shadow Hand siguió su consejo y luego de conocer las circunstancias, se dirigieron a los muelles. Ahí abordaron uno de los galeones elementales de la Casa Lyrandar, que luego de que su capitana diera la orden de izar las velas, que fueron empujadas por el elemental de aire encadenado a la nave

Comments

Dominus-

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.